La Importancia del Corcho

¿¿Por qué se embotella con corcho el vino?El corcho y su importancia en el embotellado del vino

Estilo clásico VS moderno en Rioja

¿Se puede hablar de vinos clásicos o modernos?¿Qué les diferencia? La evolución del vino en DO Rioja

La música mejora el sabor del vino

Está demostrado científicamente que un buen sonido ayuda a saborear mejor un determinado alimento. Es el caso del vino y la música, un reciente estudio señala que las personas que escuchan una música agradable mientras beben vino, este les sabe mejor.

¿Cómo influye el vino en nuestra salud?

Todos los beneficios que aporta a nuestro organismo un consumo responsable de vino cada día

Nuestra tienda online

Si quieres comprar vino a los mejores precios entra en nuestra tienda online Compra-vino con una atención personalizada e individualizada para todos nuestros clientes

Mostrando entradas con la etiqueta Revolucionaria dieta basada en el vino y el jamón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Revolucionaria dieta basada en el vino y el jamón. Mostrar todas las entradas

23 abr. 2014

Revolucionaria dieta basada en el vino y el jamón

Revolucionaria dieta basada en el vino y el jamón




Con la llegada del buen tiempo muchas personas comienzan con la denominada “Operación Bikini”, una práctica social que tiene el fin de adelgazar y perder peso para poder lucir cuerpo durante el verano. Anteriormente esto significaba privarnos de muchos alimentos grasos y bebidas alcohólicas como el vino y el jamón.


El Doctor Rubén Bravo, naturopata experto en nutrición del Instituto Médico Europeo de la Obesidad, ha elaborado una dieta basada en el jamón ibérico y el vino tinto afirmando que se puede perder entre 4 y 6 Kg en cuatro semanas. Uno de los requisitos para seguir esta dieta es comer y beber vino todos los días.

Una investigación médica realizada por la Red Predimed (Prevención mediante una dieta mediterránea) afirma que beber una copa diaria de vino disminuye considerablemente el riesgo de padecer depresión debido al resveratrol. Y es que, durante esta época un 30% de la población aproximadamente sufre la denominada “Depresión Primaveral” causada por el cambio de estación, de horarios, del tiempo… Si a todo esto le sumamos las ganas de lucir un buen cuerpo en verano y los numerosos esfuerzos que requiere perder unos pocos kilos es normal que exista un 30% de población con este tipo de depresión.

La dieta del jamón y del vino es una dieta hipocalórica y equilibrada basada en el consumo de frutas y verduras, pero siempre acompañadas de jamón ibérico y vino tinto. La razón por la que se ideó esta dieta es “No tener la sensación de estar a dieta” y desarrollar una dieta que se pudiera realizar tanto dentro como fuera de casa con platos deliciosos que a su vez permitiera reducir el peso de manera equilibrada y buena para la salud.



Tanto el vino como el jamón son beneficiosos para la salud, el vino tinto puede reducir el riesgo de muchas enfermedades, tal y como se habló en el artículo anterior (Ver artículo). El jamón es fuente de hierro y vitamina B, fundamental para un correcto funcionamiento del celebro, el sistema nervioso y para tener una buena masa muscular. Además, según estudios del profesor José E. Campillo de la facultad de medicina de la Universidad de Extremadura consumir diariamente unos 120 gramos de jamón “disminuye significativamente el colesterol y los triglicéridos”.

El jamón de bellota es la mejor opción entre los ibéricos ya que es un alimento bajo en grasas insaludables, con un alto porcentaje vitamínico y un 50% más de proteínas de alta biodisponibilidad que el resto de carnes frescas.

Según la Federación Española del Vino y un estudio monográfico sobre carne y embutidos del Ministerio de Medio Ambiente, un español consume una media de 3,2 kilogramos y de jamón y 21 litros de vino al año por lo que prohibir la ingesta de estos alimentos, tan presentes en los actos sociales, acaba llevando al “rechazo de la dieta”, a dejarla antes de tiempo o, incluso, a un posterior y nada deseado “efecto rebote”.

En cambio, asegura el especialista, “si se sigue un régimen que gusta y no aburre donde la comida es variada y destaca por su sabor, textura, aspecto, olor”  y, sobre todo, que nos permite “disfrutar de nuestra vida social, es mucho más probable que ésta se lleve a cabo con éxito”. Según Bravo, la intención era adaptar la dieta al “estilo de vida actual en la ciudad”, donde se sale mucho a comer fuera, se llega con pocas ganar de cocinar por la noche a casa o se come demasiado rápido “por eso son pequeños platitos por la noche pero muy variados y con muchas opciones”.

Pero, ¿Cómo es la dieta? El desayuno incluye pan y jamón (hasta dos lonchas), fruta (excepto el plátano, el mango y el melón porque son las que tiene más calorías). El café se debe tomar sólo o con leche desnatada. Aunque los deportistas pueden añadir una tortilla francesa de un huevo y las claras de otros dos. En la comida destacan las verduras cocinadas de forma variada acompañadas de un plato principal consistente en pescado o carne de ave o de ternera o incluso carne magra de cerdo al horno o a la plancha. Una vez a la semana, se puede disfrutar de un guiso como el cocido o la fabada pero desgrasada. En la cena no puede faltar un tazón de caldo de pollo, de verduras o de puchero y dos lonchas de jamón ibérico además de un poco de carne o pescado, entre 80 y 150 gramos y de postre una onza de chocolate negro puro. ¿Qué mejor forma de terminar la primera semana de la dieta con un platito de pulpo a la gallega, acompañado de jamón y un tazón de caldo de verduras?