La Importancia del Corcho

¿¿Por qué se embotella con corcho el vino?El corcho y su importancia en el embotellado del vino

Estilo clásico VS moderno en Rioja

¿Se puede hablar de vinos clásicos o modernos?¿Qué les diferencia? La evolución del vino en DO Rioja

La música mejora el sabor del vino

Está demostrado científicamente que un buen sonido ayuda a saborear mejor un determinado alimento. Es el caso del vino y la música, un reciente estudio señala que las personas que escuchan una música agradable mientras beben vino, este les sabe mejor.

¿Cómo influye el vino en nuestra salud?

Todos los beneficios que aporta a nuestro organismo un consumo responsable de vino cada día

Nuestra tienda online

Si quieres comprar vino a los mejores precios entra en nuestra tienda online Compra-vino con una atención personalizada e individualizada para todos nuestros clientes

Mostrando entradas con la etiqueta La música mejora el sabor del vino. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La música mejora el sabor del vino. Mostrar todas las entradas

23 may. 2014

La música mejora el sabor del vino

La música mejora el sabor del vino

La música que nace de un piano, el sonido característico de las copas tras el brindis y el color de los platos, también condicionan nuestro paladar. El acto de degustar socialmente, no debe entenderse de una manera plana. Sin lugar a dudas, es la experiencia general que nace de la observación y la vivencia, esa que nos hace sentir feliz, indiferentes o en desagrado luego de haber disfrutado del evento, o de “estas cosas de la vida”.


 Parece algo extraño pensar que un sentido puede hacer sentir más a otro, es decir, que un sonido nos permita ver más o que un olor nos permita escuchar mejor, pero lo cierto es que está demostrado científicamente que un buen sonido ayuda a saborear mejor un determinado alimento. Es el caso del vino y la música, un reciente estudio señala que las personas que escuchan una música agradable mientras beben vino, este les sabe mejor.

Existen estudios como el realizado por la universidad Heriot Watt en Reino Unido, que demuestra cómo determinados tipos de vinos se ven reforzados gustativamente en función de la música que se escuche en el momento de la degustación, así por ejemplo, el Cabernet Sauvignon se ve favorecido con música grave y poderosa o el Chardonnay con música alegre.



Teóricamente el sabor: es la “impresión que nos causa un alimento u otra sustancia y está determinado principalmente por sensaciones químicas detectadas por el gusto y por el olfato. El 80% de lo que se detecta como sabor es procedente de la sensación de olor. Es conocido que existen elementos químicos, físicos y biológicos que afectan y modifican el sabor, como la mezcla entre sabores, el hábito de fumar, la incorporación de sustancias ácidas a las comidas como los jugos cítricos, las grasas en las carnes, etc. Degustar es el acto de apreciar las sensaciones fundamentalmente químicas que generan los sabores, con el objetivo de calificarlos para luego describirlos en forma de percepciones. Este es un proceso complejo que se lleva a cabo gracias a la constante interacción entre lo que entra de los receptores, las reglas innatas en el sistema nervioso para interpretarlo y los contenidos en la memoria que permiten relacionarlos.
Para muchos la degustación es un proceso que sigue una muy limitada línea lógica, llena de receptores nerviosos específicos, sustancias químicas, estímulos focalizados en los sistemas del gusto y olfato, hasta la percepción final. La idea conceptual de la degustación, aun no despunta en su nuevo concepto, abarcador, integrador y explicativo. Es un proceso de base cognitiva que involucra a todos los sentidos, cada uno de ellos tendrán menor o mayor participación en dependencia del entorno donde se realice. Los estímulos se integran de manera armoniosa trayendo consigo un resultado final, que constituye la base de la experiencia gustativa.


La calidad y volumen de la música de un local también ayuda a decidir que bebidas tomar y refuerza su sabor, según estudios publicados en la British Journal of Psichology. El sonido de las copas cuando se brinda, da la impresión que la bebida sabe a plenitud, pues la alegría del momento enriquece el diapasón de la percepción.
Obviamente el platillo de su preferencia, elaborado por el mismo Chef y servido en dos lugares diferentes, cambia su sabor. La tranquilidad de su restaurante favorito, su iluminación indirecta y escasa, la música de Chaikovski agasajando sus oídos, hacen que los matices del platillo cobren vida y se haga más interesante su vino. La luz de día en la cafetería de al lado, música de Justin Bieber y las conversaciones en voz alta de los que disfrutan de la cerveza, apagan las tonalidades de su elaboración , haciéndolo menos atractivo y restando a su tiempo los minutos necesarios para apreciar su copa de tinto, convirtiéndolo en un caldo plano y con aristas.
Evidentemente cuando los sentidos se sientan juntos a la mesa, dotan al degustador de un amplio abanico de elementos que participan en el juicio final. Hacer más placentero el acto de comer y beber, reafirma el sabor de las preparaciones. Cuidar del soporte físico, ponerlo a tono con la esencia del lugar, constituye sin lugar a dudas la clave del éxito para sus expectativas