La Importancia del Corcho

¿¿Por qué se embotella con corcho el vino?El corcho y su importancia en el embotellado del vino

Estilo clásico VS moderno en Rioja

¿Se puede hablar de vinos clásicos o modernos?¿Qué les diferencia? La evolución del vino en DO Rioja

La música mejora el sabor del vino

Está demostrado científicamente que un buen sonido ayuda a saborear mejor un determinado alimento. Es el caso del vino y la música, un reciente estudio señala que las personas que escuchan una música agradable mientras beben vino, este les sabe mejor.

¿Cómo influye el vino en nuestra salud?

Todos los beneficios que aporta a nuestro organismo un consumo responsable de vino cada día

Nuestra tienda online

Si quieres comprar vino a los mejores precios entra en nuestra tienda online Compra-vino con una atención personalizada e individualizada para todos nuestros clientes

Mostrando entradas con la etiqueta La copa también importa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La copa también importa. Mostrar todas las entradas

29 abr. 2014

La copa también importa

La copa también importa




El sabor del vino es diferente, y mejor, cuando se bebe en la copa apropiada. Esta afirmación, por curiosa y exagerada que pueda parecer, ha sido demostrada en la práctica en catas comparativas.

Los elementos que hay que tener en cuenta en la elección de las copas son, por orden de importancia, su forma, su tamaño y el material del que están hechas. A esto hay que agregar factores tradicionales: Cada región vinícola posee su tipo de copa, a veces incluso tintada, que se considera allí la ideal para degustar su vino.

 Compra-vino

La forma:


Una copa de vino ha de ser convexa, en forma de tulipa cerrada. El borde se curva hacia el interior, lo cual facilita una mejor captación de los aromas del vino ya que los canaliza directamente hacia la nariz. Una copa cuyo cáliz sea poco profundo dejará una superficie demasiado grande de vino en contacto con el aire y no podrá retener los correspondientes aromas. De esa manera, la mitad del placer de la degustación se habrá perdido.
El pie de la copa es necesario que sea lo suficientemente largo como para que los dedos puedan sostenerla sin tocar el cáliz. Cualquier copa de vino, y en especial, los blancos se calientan rápidamente con el contacto de la mano.


El tamaño:


La copa de vino tiene que ser lo suficientemente grande como para poder servir el vino en cantidad suficiente sin llegar a llenar la copa entera. Lo ideal es llenar aproximadamente un tercio de su capacidad. Si la copa pequeña no se podrá servir la misma cantidad de vino, ya que si se sirviese lo mismo no se podría hacer girar el vino para liberar los aromas, por ejemplo.
En cuanto a la cantidad a servir suele ser un tercio de la capacidad de la copa o un poco más, aproximadamente unos 9 Cl que se corresponde a casi una octava parte de la capacidad total de una botella estándar.
Los vinos espumosos se sirven en copas tipo flauta con forma alargada y se llena las tres cuartas partes de la misma para observar el ascenso de las burbujas, y apreciar la calidad y el color del vino.


El material:


Toda copa ha de ser transparente, lisa y sin facetas. Las copas de colores impiden ver el color del vino. El material ideal es el cristal fino, ya que proporciona una claridad óptima y su finura permite ver sin ningún tipo de deformación lo que contiene la copa.


Las catas comparativas han confirmado a los expertos de que las copas de cristal fino contribuyen al placer gustativo. Aunque el material tiene una menor importancia que la forma y el tamaño en su degustación está claro que un buen vino no sabe igual en una copa de cristal fino que en un vaso de plástico.