La Importancia del Corcho

¿¿Por qué se embotella con corcho el vino?El corcho y su importancia en el embotellado del vino

Estilo clásico VS moderno en Rioja

¿Se puede hablar de vinos clásicos o modernos?¿Qué les diferencia? La evolución del vino en DO Rioja

La música mejora el sabor del vino

Está demostrado científicamente que un buen sonido ayuda a saborear mejor un determinado alimento. Es el caso del vino y la música, un reciente estudio señala que las personas que escuchan una música agradable mientras beben vino, este les sabe mejor.

¿Cómo influye el vino en nuestra salud?

Todos los beneficios que aporta a nuestro organismo un consumo responsable de vino cada día

Nuestra tienda online

Si quieres comprar vino a los mejores precios entra en nuestra tienda online Compra-vino con una atención personalizada e individualizada para todos nuestros clientes

Mostrando entradas con la etiqueta El vino en Castillo y León I. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta El vino en Castillo y León I. Mostrar todas las entradas

8 may. 2014

Vino de Castilla y León I

El vino de Castilla y León I


Castilla y León es el núcleo histórico de España: Las capitales de las nueve provincias que constituyen esta comunidad autonómica están estrechamente ligadas a la Reconquista. Las tierras de León fueron durante la Edad Media, uno de los refugios del buen vino frente al asalto de los árabes. Este hecho se puede comparar con las numerosas configuraciones artísticas de la vendimia en muchos monasterios de la región. En 1474, la reina de Castilla contrajo matrimonio con el heredero de la corona de Aragón, dando lugar a la unificación de España. Como en muchas otras regiones europeas, las órdenes monásticas fueron las encargadas de propagar la cultura del vino por la meseta ibérica. Los vinos de Ribera del Duero y Cigales se bebían en la corte real gracias a que Valladolid, centro cultural del reino de Castilla, fue sede del consejo real a partir de 1518. Sin embargo, Felipe II trasladó la capital a Madrid y la ciudad inició lentamente su descendencia.

 Bodegas Monteabellón

El rio Duero es el eje fluvial más importante de la comunidad, ya que atraviesa cuatro de las nueve provincias (Soria, Burgos, Valladolid y Zamora). Además influye influye en los microclimas y la geología de las seis denominaciones de origen que la componen (Ribera del Duero, Rueda, Cigales, Toro y El Bierzo).

·         Ribera del Duero:


Es la DO más importante del valle del Duero y de Castilla y León. Esta denominación se ha convertido en  muy poco tiempo en una zona muy apreciada por los aficionados al vino español.



Es probable que los romanos cultivasen la viña en estas tierras, pero la primera historia de la región como comarca vinícola elaboradora de vinos se remonta al siglo XI, dentro del proceso de la Reconquista. Los continuos enfrentamientos entre los musulmanes del sur y los cristianos del norte ocasionó que los territorios próximos al Duero se llenaran de castillos y, a la vez, se desertificaran. Cuando Alfonso VI fijó la frontera en el Tajo, esas comarcas ofrecieron unas tierras vírgenes a los campesinos que se instalaron en ellas, muchos al amparo de los monasterios. En el siglo XII se fundó el monasterio cisterciense en Valbuena de Duero. También se sabe que los monjes benedictinos de Cluny trajeron consigo vides a la Ribera del Duero. Ya en el siglo XIII se tiene constancia de la existencia de muchas bodegas en la comarca, cuyas construcciones subterráneas, que coronan laderas y montañas con características chimeneas o respiraderos, aún pueden verse en muchos pueblos de la zona.

 Bodegas Cruz de Alba


A mediados del siglo XIX tuvo lugar la mayor transformación de la comarca vinícola, cuando la empresa Lecanda comenzó a utilizar técnicas bordelesas. En 1890, cambió de propietario y de nombre, y se convirtió en Vega Sicilia. Es curioso que durante los 118 primeros años de su existencia, el Vega Sicilia estuviera calificado como vino de sobremesa, pese a ser uno de los vinos más caros y raros del mundo. La heterodoxia de estos vinos, con ajuntadas mezclas en las que intervienen la tinta fina (Tempranillo) como base y las variedades Malbec, Merlot y Cabernet Sauvignon, así como las prolongadísimas crianzas a que eran sometidos, pudieron de manifiesto que la zona podía competir en los niveles más altos de la vinicultura mundial.
Al abrigo de este mito nacieron otras bodegas, como la de Alejandro Fernández que, con su tinto Pesquera, es hoy uno de los nombres más prestigiosos de la Ribera del Duero.

El clima y el suelo de la región condicionan considerablemente la calidad de sus vinos. El río Duero es el eje central de la denominación atravesando las provincias de Soria, Burgos, Valladolid y Zamora. Sin embargo, la denominación se extiende por las provincias de Soria, Valladolid, Burgos y Segovia. Los viñedos de estas zonas son pequeñas propiedades sobre laderas suaves, a una altitud situada a unos 700/800 metros sobre el nivel del mar. Los terrenos son sueltos, abundan las calizas, son pobres en hierro y ofrecen una escasa fertilidad. El clima es de tipo continental, moderado por la influencia atlántica. Las lluvias son escasas, con medias anuales de 450 y 500 mm, concentradas especialmente durante la primavera y el otoño. La insolación extensa y abundante con una media de 2.200 horas de sol al año.

Desde el punto de vista geológico, la Ribera del Duero está constituida por una gran cubeta de origen tectónico a finales del Mesozoico y que fue rellenándose durante el Terciario con sedimentos detríticos y evaporíticos. La naturaleza de los suelos comprende arenas, calizas, margas y arcillas, con y sin yeso. Dentro de esta gran variedad, sólo estratos concretos son óptimos para la calidad del vino. En gran parte de estos suelos existe un horizonte superficial de espesor útil variable pero generalmente superior a los 60 cm, que incluye una capa arcillosa, lo que permite un buen desarrollo de las raíces en unas condiciones de fertilidad suficientes, aunque no excesivas. Este horizonte superficial reposa sobre un horizonte petrocálcico, generalmente muy profundo.



La variedad tempranillo, llamada localmente tinto fino o tinta del país, es la uva tinta por excelencia. Ocupa el 65% de la superficie cultivada. Los vinos obtenidos del tempranillo de Ribera del Duero no necesitan necesariamente mezclarse con vinos procedentes de otras variedades, porque la uva se cultiva en un microclima fresco e ideal, tiene una buena acidez y aporta suficiente complejidad y equilibrio al vino.

Un tinto de Ribera del Duero es fácilmente reconocible y el aficionado puede distinguirlo de sus competidores más cercanos, los tintos de Toro, de Rioja… La especialidad de esta comarca es la de vinos tintos con crianza, donde los mejores reservas y grandes reservas son algunos de los más espléndidos tintos españoles.


Esta gran reputación de la denominación de origen Ribera del Duero ha impulsado el florecimiento de numerosas bodegas. El denominador común de todas ellas es una calidad intachable, que está convirtiendo la denominación en punto de referencia obligado de los vinos españoles.