La Importancia del Corcho

¿¿Por qué se embotella con corcho el vino?El corcho y su importancia en el embotellado del vino

Estilo clásico VS moderno en Rioja

¿Se puede hablar de vinos clásicos o modernos?¿Qué les diferencia? La evolución del vino en DO Rioja

La música mejora el sabor del vino

Está demostrado científicamente que un buen sonido ayuda a saborear mejor un determinado alimento. Es el caso del vino y la música, un reciente estudio señala que las personas que escuchan una música agradable mientras beben vino, este les sabe mejor.

¿Cómo influye el vino en nuestra salud?

Todos los beneficios que aporta a nuestro organismo un consumo responsable de vino cada día

Nuestra tienda online

Si quieres comprar vino a los mejores precios entra en nuestra tienda online Compra-vino con una atención personalizada e individualizada para todos nuestros clientes

Mostrando entradas con la etiqueta El vino en América I. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta El vino en América I. Mostrar todas las entradas

24 abr. 2014

El vino en América I

El vino en América I







América es un gran continente situado entre los océanos Atlántico y Pacífico, y entre el polo norte y el sur. Sus climas, por tanto, son muy diferentes dependiendo de la zona y sus viñedos también.


La historia del vino en América resulta muy interesante, porque no es hasta el Siglo XV cuando se comienzan a introducir los primeros cultivos de la vid en este continente. Estos se desarrollaron a partir del cultivo de viñedos por parte de los misioneros que llegaban a la conquista con objeto de producir el vino que necesitaban utilizar para sus misas. Así, por ejemplo, Hernán Cortés, gobernador de Nueva España (México) mandó plantar a cada colono mil pies de vid cada año. De esta manera la vid se extendió por todo el continente con el paso de los años, tanto por el norte como por el sur.

En la zona comprendida entre Chile y Argentina la vid recibe el calor suficiente de manera que pueda madurar sin que sea necesario chaptalitar. Gracias a las refrescantes brisas del océano Pacífico en Chile los viñedos son de excelente calidad, de no ser por ello, este clima sería demasiado cálido para el cultivo de cepas tan sensibles. Las capitales vinícolas de estos países, Santiago y Mendoza, en Chile y Argentina respectivamente, no distan a más de 240 kilómetros, sin embargo, se encuentran separadas por la cordillera de los Andes. Posiblemente esta cordillera facilitó, en sus orígenes, los abundantes recursos naturales necesarios para el cultivo de estas zonas. Así, por ejemplo, en Chile, las zonas más cultivadas se encuentran situadas en las orillas de los ríos principales, los cuales jamás se secan. Mediante canales y surcos los viticultores pueden regar y abastecer los viñedos con mayor facilidad. En Argentina, los productores poseen sistemas algo más sofisticados como embalses, presas y abundantes pozos que les permite captar el agua del deshielo. Esto es así, porque en estos ríos el agua no fluye todo el año y necesitan almacenar el agua para poder suministrarlo durante todo el año.


En el siglo XIX, con la llegada de inmigrantes europeos, la demanda de vino creció fuertemente. Esto dio lugar a la plantación de nuevas variedades, así variedades francesas, italianas y alemanas fueron implementadas en estas zonas para satisfacer la creciente demanda de estos inmigrantes.

A finales de la década de los 80 la inversión extranjera en vinos de la zona recobró más importancia de la que hasta entonces se le había dado a estos vinos. Esto dio lugar a un aumento de la producción de vino para poder exportar al resto del mundo y a una mejora de la calidad de los mismos. Esta etapa es conocida como la Revolución vitícola y supuso una renovación de los sistemas de cultivo, formas de comercialización del vino, producción con barricas pequeñas de roble para la crianza de los mejores vinos… etc.

Las principales regiones vinícolas del sur y centro de América son: México, Chile, Argentina y Brasil. En el norte de América destaca la zona de California Washington y Oregón:


·         México: Es la zona en la que se originó el cultivo de la vid en el continente. Sin embargo, la historia de sus vinos de calidad es más bien reciente. Sus vinos son rústicos y destaca únicamente la producción de aguardientes. En su historia destaca la familia Cannon como pionera en estos viñedos, cuando en el siglo XIX exigieron al gobierno un mejor aprovechamiento del potencial vinícola de la zona, así se consiguió la introducción de variedades francesas, por ejemplo. Las principales regiones de cultivo son: Baja California, Sonora, Laguna, Parras, San Juan del Río y Zacatecas.

·         Chile: Se constituye como uno de los países con más exportación de vino de América. Los productores dividen el vino en dos categorías: Los vinos del mercado interior y los que se destinan a la exportación. Estas son variedades prolíficas y sin renombre, como la país, los vinos chilenos locales, blancos o tintos, se añejan demasiado tiempo en barricas viejas y se oxidan para satisfacer el gusto del mercado local. Algunos de estos vinos suelen llevar el nombre de la finca donde se ha cultivado y otros se denominan “Mosela” o “chianti”. La empresa de Miguel Torres empezó en 1979 con una viña vieja de Curicó. Desde sus orígenes fue muy innovadora al introducir cubas de acero inoxidable con regulación de la temperatura, así como barricas pequeñas de roble francés y americano para los vinos con crianza. Sus principales variedades de cultivo se han centrado en la Sauvignon Blanc y la Cabernet Sauvignon primordialmente. 

·         Argentina: La cepa autóctona criolla suministra una gran cantidad de vinos tintos. La Malbec es la más aclamada de las variedades europeas. El vino resultante de esta variedad es de color rojo oscuro, muy estructurado, sus aromas son profundos a grosella madura y especias. La Cabernet Sauvignon se mezcla con la malbec o Merlot y es la segunda más utilizada en la producción de vinos argentinos.

·         Brasil y otros países: La Isabella es la cepa más cultivada, también lo son la delaware y la dutchess. Las explotaciones vinícolas se encuentran en la zona de Rio Grande do Sul, Santa Catalina y en Sao Paulo. En Colombia se produce muy poco pero destacan los vermuts y los vinos generosos. En Perú destaca el Valle de Moquegua, cerca de la frontera con Chile, donde se produce sobre todo aguardiente. En Uruguay se cultiva Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Merlot y Semillon, haciendo del país el cuarto mayor productor de vino en América del sur.

·         Washington: Las zonas de cultivo se respaldan por sus ríos, por ejemplo el Columbia o el Yakima, porque modera el clima y las noches frescas provocan una mayor acidez en la uva. La variedad Chardonnay y la Riesling son las más cultivadas para los vinos blancos, y la Cabernet Sauvignon y Merlot para los tintos. El valle del Columbia es una zona árida y desértica que necesita sistemas sofisticados de riego para el cultivo de la vid, así pues, se emplean enormes sistemas giratorios que riegan la superficie del cultivo. Otras zonas importantes son: El valle de Walla Walla y el Valle de Yakima.

·         Oregón: Sus cultivos quedan situados al oeste de la cordillera nevada de las Cascadas, que posee una orientación paralela al Pacífico a unos 160 Km hacia en el interior. El condado de Yamhill es la región vinícola por excelencia de la zona por número de cultivos. Las variedades más plantadas son Pinot Noir y Chardonnay.


·         California: Posee un clima muy bueno y esto hace posible que sea el Estado de EEUU con mayor producción vinícola. Los primeros cultivos se realizaron hace más de doscientos años pero su producción comercial no se dio hasta los años sesenta. Las cepas más importantes que se cultivan son: Zinfadel, Cabernet Sauvignon, Garnacha, Pinot Noir, Merlot, Cariñena, Barbera, Gamay, Syrah, Chardonnay, Colombard, Chenin Blanc, Sauvignon Blanc, Muscat Blanc, Riesling y Sémillon. Una gran variedad de cultivos favorecidos por su suave clima que hace casi siempre muy buenas cosechas.