La Cata

Una cata de vino consiste en la degustación de un vino con objeto de calificar sus propiedades y su calidad. Generalmente una cata se divide en tres partes para observar su color, sus aromas y su sabor, aunque hay expertos que también utilizan el oído y el tacto para degustarlo.

1º Aspecto visual:

En primer lugar situaremos la copa de vino en un lugar luminoso y observaremos el color siempre sobre un fondo blanco que nos permita apreciarlo mejor. En esta posición observamos el color principal del vino (Si es tinto, blanco, rosado…). Su color principal nos indica la variedad de vid de la que procede, así por ejemplo, los tintos presentan un color rojo o violáceo por la maceración a la que se le ha sometido en la bodega con la piel de la uva tinta, los blancos un color amarillento o los rosados un color rojo claro.

Una vez que sabemos de qué tipo de vino se trata, inclinamos ligeramente la copade tal modo que el vino casi roze el borde. Esto nos permite ver la intensidad y los diferentes tonos del vino. Cuando un vino presenta tonos claros (Violáceos, azulados…) significa que el vino es joven, mientras que cuanto más oscuros sean más crianza tiene, si presenta tonos rubís será un crianza y si tiene colores marrones o de teja será un reserva o un gran reserva.

La brillantez también es un aspecto importante porque cuanto más brille las tonalidades de un vino más joven será y viceversa.

En el aspecto visual también se debe analizar si el vino es o no limpio, es decir, si presenta cuerpos extraños flotando por la superficie o tiene un color turbio como puede suceder en vinos de bodegas particulares. Esto no quiere decir que el vino sea malo, si no que durante la fermentación han quedado algunas partículas de levaduras y eso produce que el color sea turbio.



2º Aromas:

Esta es probablemente la parte más importante de la cata y la más compleja, ya que requiere tener nuestro olfato algo entrenado. En este apartado podemos distinguir tres tipos de aromas: Primarios, secundarios y terciarios.

Los aromas primarios son aquellos que provienen de la variedad con la que se ha producido y el lugar (Aromas frutales, florarles, balsámicos, minerales…). Los secundarios son los originados durante la fermentación alcohólica y la maduración en barrica  (Alcohol, madera de roble, vainilla…). Y los aromas terciarios son los causados durante el reposo del vino y son una mezcla de los primarios y los secundarios.

Los pasos a dar en esta parte de la cata serían oler una primera vez el vino (sin mover la copa) para los aromas primarios, una segunda vez para los secundarios, y mover la copa ligeramente para obtener la mezcla de primarios y secundarios y obtener los aromas terciarios.

3º Sabor:

Una vez que se conoce qué tipo de vino es, qué edad puede tener y cuáles son sus aromas se pasa a la degustación. El primer sorbo hay que mantenerlo en la boca saboreándolo bien con el fin de que el paladar capte todas sus propiedades.

Lo primero que debemos observar es sus coordenadas tánicas o aspereza, es decir, la dimensión gustativa, la aromática y la táctil:

La dimensión gustativa es aquella que evalúa los cuatro sabores primarios que capta nuestro sentido del gusto (Salado, ácido, dulce y amargo).

La dimensión aromática nos sirve para gustar los recuerdos que nos deja el vino en el paladar (Regaliz, anís, vainilla, cedro, nuez, tabaco, chocolate, melón…)

La dimensión táctil nos muestra: Si el vino es seco o fresco, su temperatura, su intensidad aromática, graduación de alcohol…

Los pasos a dar en la fase gustativa son:

-       Entrada: Sensaciones táctiles del vino, debido a los taninos podemos notar cierta aspereza sobre todo en los tintos. En esta etapa se evalua los aromas que presenta el vino.

-       Paso de boca: El vino pierde intensidad al llegar un rato en la boca pero es fácil recuperarla si entreabrimos los labios aspirando un poco de aire, de este modo el vino se oxigena levemente y recupera la fuerza.

-       Impresión final: Tras ingerir el vino podemos observar cómo nos quedan recuerdos del vino y evaluar si es persistente o no. Según el tipo de recuerdo que deja se puede distinguir entre vinos largos o cortos. 


0 comentarios :

Publicar un comentario