La Importancia del Corcho

¿¿Por qué se embotella con corcho el vino?El corcho y su importancia en el embotellado del vino

Estilo clásico VS moderno en Rioja

¿Se puede hablar de vinos clásicos o modernos?¿Qué les diferencia? La evolución del vino en DO Rioja

La música mejora el sabor del vino

Está demostrado científicamente que un buen sonido ayuda a saborear mejor un determinado alimento. Es el caso del vino y la música, un reciente estudio señala que las personas que escuchan una música agradable mientras beben vino, este les sabe mejor.

¿Cómo influye el vino en nuestra salud?

Todos los beneficios que aporta a nuestro organismo un consumo responsable de vino cada día

Nuestra tienda online

Si quieres comprar vino a los mejores precios entra en nuestra tienda online Compra-vino con una atención personalizada e individualizada para todos nuestros clientes

28 ene. 2015

Fase Visual

Fase Visual

Una vez tenemos ya servido el vino en nuestra copa comienza el análisis sensorial del mismo a través de tres fases: Visual, olfativa y gustativa, y las impresiones captadas en cada una de ellas las plasmamos en las denominadas fichas de cata.

Cuando en una cata se reúnen varias personas, tanto de que sean expertos como amantes del vino, uno de los primeros problemas que surge e induce a la discusión desde el punto de vista organoléptico, es la definición del color de una manera objetiva y unánime, ya que solemos aplicar diferentes calificativos de color para un mismo vino o definir un mismo color para distintos tipos de vinos.




A pesar de que todos sepamos responder, aunque de una manera sencilla, a la pregunta de qué es el color, ¿Por qué es tan difícil definir un color?

Hay que señalar primeramente que el color no existe como tal, lo que realmente existe es una sensación de color. Esta sensación la percibe el cerebro, al recibir a través del ojo un estimulo que emana de ese objeto al ser iluminado.

Se puede decir entonces, que la percepción de un color es una sensación que dependerá de la fuente de iluminación, del objeto en sí y del ojo, como medio entre el propio objeto y el cerebro, que es el encargado de recoger y procesar esta composición de estímulos.

El examen visual nos informa sobre la apariencia externa del vino. Las sensaciones visuales son la limpidez, la brillantez del líquido y el color, es decir, su matiz y su intensidad. En algunos vinos especiales, además examinaremos el efecto del desprendimiento del gas carbónico o la viscosidad.



Vinos blancos:

En el caso de los vinos blancos, no existen tantos colores como pensamos, sino sólo tres familias de colores diferenciadas. Dentro de cada una de ellas, en función de la saturación del color, existen las deferentes tonalidades que nosotros podemos apreciar visualmente. Así, hablaremos de las familias de blancos pardos, de los amarillos y de los amarillos-verdosos.

Familia de los pardos: Si la intensidad de saturación es muy intensa, tendremos el color caoba, si es medianamente intensa, el color será pardo y si es poco intensa tendremos un gris acerado.

Familia de los amarillos: Si su saturación es muy intensa, tendremos el color oro viejo, si es intenso, el color dorado, si es medianamente intenso, el color paja y si es ligeramente intenso tendremos el color pajizo.

Familia de los amarillos-verdosos: Su escala es igual a la de la familia de los amarillos aunque cada color presenta además tonalidades verdosas.


Vinos tintos:

En el caso de los vinos tintos, los colores extremos son diferenciables en función de su tonalidad, pero en los colores intermedios hay que tener en cuenta la saturación del color. La serie que obtenemos, entonces, va además desde vinos con tonalidades violáceas hasta los más teja. Se suele distinguir entre: Rojo violáceo, granate, cereza, rubí, teja y marrón.


Vinos rosados:

En los vinos rosados, es más fácil la serie de colores obtiene en función de la tonalidad del color y abarca desde los vinos que presentan tonalidades azules, hasta aquellos con tonalidades anaranjadas, bien sea por su oxidación o por la naturaleza que pueda presentar esas tonalidades.




LA LIMPIDEZ DE LOS VINOS:

Si dejamos al margen su color y el hecho de que el vino sea tranquilo o espumoso, las primeras cualidades de un vino sano y noble serán su limpieza, transparencia y brillo. Este último matiz es más difícil de describir, pero muy sencillo de apreciar.

La limpieza se aprecia con facilidad: El vino no debe tener ningún tipo de partículas en suspensión. Pero no se consideran defectos las precipitaciones nobles que van creando el poso oscuro de los tintos con la edad, tampoco los pequeños cristales de sales que puedan aparecer en algunas botellas y que se forman por combinación del ácido tartárico de la uva con ciertos minerales que proceden del suelo de la viña, como el calcio y el potasio.

La presencia de estas sales minerales, llamadas bitartratos, es absolutamente natural y no indica ninguna alteración: Con el tiempo, se formarían en todos los vinos aunque los que pasan por barrica suelen depositar allí. De hecho, se considera un buen síntoma, de vino respetuoso y poco manipulado; las bodegas industriales eliminan estas sales antes de poner los vinos a la venta, pues no quieren ser acusadas de hacer vinos “químicos”. Pero entonces los vinos deben de puestos a temperatura próxima a la de su congelación para ser desmineralizados, ya que el frio acelera la salificación, y serán posteriormente filtrados.

El poso de los vinos tintos requiere que los vinos viejos se sirvan con cuidado y que se decante la botella antes de su consumo para eliminar así estas precipitaciones y poder disfrutar de un aspecto limpio. Si apareciesen en los vinos posos o precipitaciones diferentes del natural del envejecimiento o de los bitartratos, podría tratarse de alteraciones. Ya el aspecto turbio de un vino puesto en el comercio, en si mismo, sospechoso. Los vinos en bodega pasan por fases de turbiedad durante su elaboración, pues nacen turbios. Pero esta opacidad no está en su naturaleza, sino que se debe a la presencia de restos de fermentación y de la microflora que la produce: Levaduras, bacterias… Por lo tanto, los depósitos de color cobrizo grisáceo, azulado… indicarán quiebras o enfermedades del vino. Su presencia suele asociarse a turbiedad, al igual que ocurre cuando se pica. Estos picados son enfermedades causadas por microorganismos parásitos.


El aspecto visual es la primera credencial de un vino; mientras que los aromas o sabores nítidos y potentes requieren excelente materia prima, un buen aspecto se consigue con una elaboración cuidada. Será difícil ya que encontremos vinos a la venta que podamos calificar de opacos, anubados, turbios, velados... Aunque alguno se vea todavía.

12 ene. 2015

La crianza del vino


La definición de “crianza” de aplica a los vinos sometidos a un proceso de envejecimiento de cierta duración, o evolución, que modifica y mejora los caracteres organolépticos del vino debido a fenómenos de origen físico, químico y biológico. No existe un solo tipo de crianza aplicable a los vinos, si no que ésta puede ser realizada en distintos envases y por lo tanto sometida a diferentes condiciones de envejecimiento, donde destacan especialmente los niveles de oxidación o de reducción, pudiendo entonces clasificarse según las siguientes categorías:

·         * Crianza oxidativa: Es en la que se aplica el dicho de que “Es el oxígeno el que hace el vino”. Tienen este tip de crianza los vinos envejecidos en envases de madera de diversa capacidad: Olorosos de Jerez, Oportos, Madeiras, Fondillones de Alicante, vinos rancios, dulces, Banyuls…

·        *  Crianza reductora: Es en la que se aplica la sentencia de que “el aire es enemigo del vino”. Se envejecen así, en el ambiente reductor de la botella, muchos vinos blancos, procedentes de variedades especialmente aptas para este tipo de crianza: Chardonnay, Riesling, Godello, Semillon…


·         * Crianza biológica: Tiene lugar en vinos criados en barrica o botella, que deben sus rasgos sensoriales a la autolisis de levaduras en la botella (en los vinos espumosos o cavas), o a su permanencia bajo un velo de levaduras vivas, como hacen los finos de Jerez, Montilla-Moriles y las manzanillas de Sanlúcar de Barrameda.

·         * Crianza mixta: Se aplica a los tintos, fundamentalmente, a los cuales se somete a una primera etapa de ligera oxidación en barrica, que les cederá elementos de la madera. Los vinos se autoestabilizarán por los sucesivos trasiegos de manera espontánea. Así se obtendrán vinos de características singulares, que luego se redondearán en una etapa posterior y más larga de evolución en el ambiente reductor de la botella. Los grandes tinto del mundo se envejecen por este sistema: Rioja, Burdeos, Barolo, Borgoña… También se envejecen así algunos blancos excepcionales.





Crianza sobre lías y crianza en botella:

Si bien el término crianza se asocia en el mundo del vino a la propia de las barricas de roble podemos encontrar una terminología asociada que hace referencia a la variabilidad de condiciones de dicha crianza según los depósitos utilizados, el método seguido… De entre ellas y para los denominados vinos tranquilos y espumosos se destacan dos:

·         * Crianza sobre lías: Donde el vino permanece sobre los restos de levaduras de la primera o segunda fermentación, ya sea en botella, como en el caso de los vinos espumosos, o bien en pequeños envases de madera, barricas de roble e incluso depósitos de mayor capacidad. En esta crianza se producen, además de fenómenos de oxidación y reducción, otros derivados de la autolisis, de la muerte de las levaduras. Con la ruptura de las paredes celulares de las levaduras se busca por un lado proteger al vino de una posible oxidación y por el otro el de obtener el aporte de sustancias y elementos contenidos en dichas células que aportarán un punto mayor de densidad y untuosidad al vino y una mejora de las características espumantes en el caso de los vinos espumosos.

      Un término que podemos encontrarnos y además está vinculado a la crianza sobre lías es el removido de las lías o “battonage”, técnica que pretende evitar la heterogeneidad y el posible sabor a levaduras o lías. Este consiste en mantener en suspensión las lías finas y obtener la liberación de las sustancias que se encuentran en el interior de la célula gracias a la lisis. Gracias a esa extracción de sustancias, los vinos adquieren características de cremosidad, redondez y matices más complejos a fruta, tostados…



·         * Crianza en botella: Donde el vino es sometido a un ambiente reductor, que puede ser aplicada a vinos con o sin una oxidación previa. La crianza en botella puede ser aplicada a vinos con o sin una oxidación previa. La crianza en botella se convierte en complemento ideal tras la crianza en barrica.


Para la crianza en botella se utilizan recipientes perfectamente límpidos y corchos elásticos y resistentes, sin olores ni sabores extraños. Las botellas, llenas ya del vino envejecido o no, se colocan en los calados donde permanecerán de forma horizontal. Allí, en esas naves subterráneas y sin cambios de temperatura, con una humedad relativa del aire superior al 70%, comienza la denominada crianza reductiva, donde el vino se afirma en su personalidad y redondea sus mejores características. No hay contacto con el oxígeno y por ello adquiere complejidad y elegancia. Esta etapa final puede durar tantos años como desee cada bodeguero.

22 dic. 2014

Tipos de botellas de vino


El acondicionamiento en botellas es el resultado lógico y la forma última de la conservación del vino. La botella permite la buena presentación del vino; pero no es solamente una forma cómoda de distribución. Se debe considerar que éste es el medio de desarrollar mejor y de conservar más largo tiempo las cualidades gustativas de un gran vino.


TIPOS DE BOTELLAS:

Tradicionalmente cada tipo de vino se embotella en un determinado formato de botella, cuya procedencia era precisamente su zona productora de origen, aunque en la actualidad esto ya no sucede, empleándose distintos formatos de botellas y de diversos colores de vidrio para vinos de los mismos estilos o categorías. Los tipos de botellas más utilizados son los siguientes:

Botella “Bordelesa” de forma cilíndrica, hombros elevados y cuello alargado siendo utilizada de manera tradicional para los vinos tintos de guarda en vidrio de color verde, así como transparente en determinados vinos blancos.

Botella “borgoñesa” de cuerpo cilíndrico de mayor anchura y hombros caídos, empleada tradicionalmente en color verde para los vinos tintos de crianza y más raramente para los blancos.

Botella “champañesa” muy parecida a la borgoñesa, fabricada en vidrio de color verde y espesor de paredes de mayor anchura, para poder soportar mejor las elevadas presiones de los vinos carbónicos.

Botella “renana” de forma esbelta y alargada con hombros muy estrechos, se utiliza casi exclusivamente en vinos blancos en color verde y transparente para los vinos rosados.
Botella “jerezana” de aspecto muy similar a la bordelesa, pero de hombros más rectos y marcados, fabricada en vidrio de color negro.

Botella tipo “Franconia” de aspecto aplanado, corta de contorno y redondeado y cuello cilíndrico.



En cuanto a los tipos de botellas más habituales, es preciso señalar que en España no existe una marcada tradición en su uso. Así, en España, el tipo de botella más extendido es el “burdeos”, que se aplica tanto para blancos como rosados y particularmente para tintos. La “borgoña” es menos habitual y la “rin” se va abandonando paulatinamente. El diseño de la botella de espumosos, la “champagne”, y su especial grosor tienen relación con la presión de CO2 contenido en el vino que ha de soportar el recipiente. Últimamente, muchas bodegas, en un afán por personalizar su producción, han comenzado a adoptar tipos de botellas especiales hasta hace poco desconocidas en nuestro país.

Otro aspecto a tener en cuenta en lo que hace referencia a la tipología de las botellas es la capacidad de las mismas, factor que influye asimismo en el potencial de guarda de un vino.
Normalmente, y siempre que el vino tenga unas reales posibilidades de envejecimiento, a mayor capacidad mayores capacidades de envejecimiento. Este hecho es debido a que en un continente más grande la superficie del vino en contacto con el exterior, es decir, con el vidrio y el tapón, es menor. De esta manera, los agentes que pueden influir en el vino durante su conservación (temperatura, humedad y luz) tienen una menor incidencia en botellas de mayor capacidad.

Así, existen variados modelos de botellas con diferentes contenidos, bautizados on evocadores nombres como “Baltasar”, “Nabucodonosor”… Quizás el más comúnmente usado, a parte de la tradicional botella de 75 cl, es el “magnum” de 1,5 L. que ofrece unas buenas condiciones de conservación, no es demasiado voluminoso y se adapta perfectamente a las prácticas de consumo habituales (Es ideal para 4 personas). Las botellas de contenidos inferiores a 75 cl. como las de 37,5 cl. o 50 cl. suelen ser utilizadas para ciertos vinos de consumo en establecimiento hostelero o para vinos especialmente dulces. En este último caso, se adoptan estos pequeños continentes por el volumen reducido de la producción y el alto valor económico del producto.



Por último, el color del vidrio de la botella tiene también importancia para evitar el paso de los rayos ultravioletas que pudieran afectar al vino. El más utilizado suele ser el verde, aunque ya abundan vidrios de otras tonalidades como ocre, negro e incluso azul. En algunos casos, y fundamentalmente en vidrios de ciclo vital corto, se usan vidrios incoloros que resaltan el atractivo de los colores del vino que contiene (Sobre todo blancos y rosados jóvenes).




19 nov. 2014

Black Friday

BLACK FRIDAY


El cada vez más conocido “Black Friday” o “Viernes Negro” (En español), es una festividad famosa en Estados Unidos por ser el primer día que se inaugura la temporada de compras navideñas. Esta fiesta se celebra un día después del Día de Acción de Gracias con grandes descuentos durante 24 horas. La fecha oficial para este año es el Viernes 28 de Noviembre de 2014

En España aún no está muy implementado en los comercios tradicionales, pero desde el año 2010 cada vez crece más el número de tiendas que se acogen a ofrecer rebajas y descuentos este día, especialmente las tiendas online.

El nombre es originario del estado de Filadelfia (EEUU) donde eran conocidos los viernes de después del día de Acción de Gracias como “Black Friday” por el estado de las carreteras de la región, pero posteriormente, en los años 80, el concepto se extendió por todo el país aludiendo a un considerable aumento de las ventas en los comercios que pasaban de estar en números rojos a números negros por el considerable aumento de los beneficios recibidos.




¿Es un buen día para realizar las compras navideñas?

Por supuesto. Los precios son los mejores del año en este tipo de productos navideños, ya que en los siguientes días el precio subirá debido al aumento de la demanda o el agotamiento de muchos productos. Además es preferible comprar con antelación para evitar posibles retrasos en el transporte en estas fechas tan señaladas y poder hacer llegar el pedido en las mejores condiciones posibles.


¿Qué tipo de descuentos se aplicará en compra-vino? ¿A partir de cuándo?

A partir de las 00.00 H. del día 28 de Noviembre se activará un cupón de descuento que finalizará a las 23.59 del mismo día:

·         QUMXFHF5: Un 20% de descuento en todos los productos de lotes de vino navidad.
Este cupón no es compatible con otras promociones, ofertas o cupones disponibles.


¿Qué ventajas me ofrece comprar vino ese día en Compra-vino?

Muchas tiendas inauguran la época de compras navideñas este día, de ahí su importancia pero, ¿Qué ventajas ofrece comprar en Compra-vino un Black Friday?

·              - Cupón descuento del 20% en lotes de vino para Navidad

·              - Asesoramiento gratuito en horario comercial

·              - Devolución gratuita

·              - Entrega de mercancía en 2 ó 3 días laborables





13 nov. 2014

La importancia del corcho



¿Por qué el corcho?


No se tienen datos sobre qué época se comenzó a utilizar los tapones de corcho, pero su utilización debió de caer en desuso hace milenios, pues en Sicilia, en el mar, se han hallado ánforas griegas con tapones de corcho. Don Pérignon, no sólo es reconocido por ser el descubridor del proceso de champañización, sino también porque fue el precursor de las virtudes del corcho para fabricar tapones. Según la leyenda, observó la forma con que los peregrinos españoles que se detenían en la abadía de Hautvillers tapaban sus botas de cuero con pedazos de corcho. También se apercibió que ello impedía que el líquido se derramara, y concluyó que este material era impermeable.

El corcho representa la corteza de una variedad de alcornoque, el Quercus suber, árbol que tiene la propiedad de reconstituir indefinidamente su corteza. El corcho utilizado para la fabricación de tapones es un corcho de reproducción que se reforma después de varios descortezados. Es necesario una decena de años entre cada recogida de planchas de corcho.












En razón a su débil densidad, a su compresibilidad, a su elasticidad, a su impermeabilidad, a su larga conservación al contacto de los líquidos, a la estructura de su superficie pulida, el corcho constituye un material único para el taponado.

En la actualidad, España y Portugal tienen el 75% de la producción mundial del corcho, siguiéndoles de lejos algunos países del norte de África que tan sólo cuentan con el 11% entre estos Marruecos, Argelia y Túnez. Los bosques de Alcornoques se encuentran localizados en toda la península, y ello se debe a que la climatología mediterránea y atlántica reúne condiciones inmejorables para su cultivo.

Del mismo modo que el vino, el corcho tiene una memoria: Cada bosque, cada parcela y cada árbol representan características específicas que deben tenerse en cuenta en cada etapa de a fabricación del tapón. Un mejor conocimiento de los distintos tipos de corcho impulsa a los profesionales a reclamar la institución de una denominación de origen. Para los conocedores, los bosques catalanes producen las mejores especies, cuya calidad solicitan las mejores bodegas del mundo. También en el corcho, el origen puede ser garantía. No obstante, hay distintos tapones, y el coste de cada tapón está ligado a su calidad. De esta manera, además de los tapones naturales, en la actualidad existen otros tapones de corcho derivados de los primeros, donde en unos casos se busca lograr una permeabilidad a los gases, como los utilizados para los vinos espumosos, pero tratando de reducir de manera notable su coste, sin perder las funciones encomendadas a este tipo de cierre.

Tipos de tapones de corcho:


·         Tapones Colmatados: Este tipo de tapones permite utilizar planchas de corcho muy ricas en lenticelas, aunque de adecuadas propiedades físicas o mecánicas, donde la presencia de estas lenticelas producen un mal aspecto en los tapones terminados.

·         Tapones naturales de dos piezas: Este sistema permite utilizar planchas de corcho de menor espesor, que las utilizadas para el troquelado de los tapones naturales normales.

·         Tapones aglomerados: La gran cantidad de corcho que resulta de los desechos en las operaciones de fabricación de los tapones de corcho natural e incluso el procedente del corcho macho o bornizo, puede ser aprovechado para la fabricación de planchas de corcho destinadas a aislamientos.

·         Tapones técnicos aglomerados: Este tipo de tapón fue desarrollado hace pocos años por la firma Sabaté con el nombre de “Altec”, utilizando el mismo sistema de fabricación que los aglomerados anteriormente citados, pero variando la composición de la mezcla de fragmentos de corcho y ligante.

·         Tapones mixtos de aglomerado y corcho natural: Son tapones donde el cuerpo está formado por un cuerpo cilíndrico de corcho aglomerado y en uno o dos de sus extremos se colocan uno o dos discos de corcho natural.

·         Tapones de corcho cabezuelos: Estos tapones se utilizan tradicionalmente para el cierre de los vinos licorosos o generosos.

·         Tapones sintéticos: Este tipo de tapones se encuentre en la actualidad en pleno desarrollo, motivado por varios factores, siendo uno de ellos la escasez creciente y elevado precio del cocho natural y otro de ellos, la solución a los problemas del “Sabor a corcho” que con frecuencia aparecen en los tapones fabricado de este material.








11 nov. 2014

La Filoxera en España

¿Qué es la Filoxera?


La Filoxera es un insecto parásito de la vid que causa una enfermedad a la planta que la hace morir. Desde su aparición representa un gran problema para la viticultura mundial, aunque en la actualidad existen múltiples técnicas para su control.

La filoxera de la vid fue estudiada por primera vez en Estados Unidos, en el año 1854, por el entomólogo Asa Fitch, observando el insecto en las agallas de las hojas, denominándola Pemphigus vitifoliae. Años más tarde Henry Schimer, en 1867, también en América, la descubre no solamente en las agallas, sino también en su forma alada, denominándola Dactylosphaerea.

En Europa casi en la misma época (1863) se señala su presencia en un invernadero de uvas de Hammersmith, cerca de Londres y en algunos otros puntos de Inglaterra e Irlanda, también en cultivos de estufa, siendo estudiada por el entomólogo Westwood en 1867, denominándolo Perytimbia vitisana.

En Francia la filoxera fue descubierta por Planchon en el año 1868 en el Gard y Burdeos, denominándolo Phylloxera vastatrix. Más tarde la filoxera se extiende por Europa, pasando a los viñedos de casi todo el mundo, con excepción de Chile, Chipre, Irán, Irak, Afganistán, Egipto y algún otro de dudosa presencia.


La Filoxera en España



Según datos oficiales el primer foco filoxérico en España se comprobó en el año 1876 en la finca “Lagar de la Indiana”, en el término de Molinejo, en la provincia de Málaga. La infección fue producida por la plantación de material francés, traído por un viverista residente en Madrid.

Escasos años más tarde, en 1878, se detecta la filoxera en explotaciones vitícolas del Ampurdán, Rosas y Cadaqués, a lo largo de la Costa Brava, en Gerona, procedente también de Francia y en el año 1882 hace su aparición en Villadervos, en los valles de Verín y Monterrey, en Orense, con procedencia de la vecina región portuguesa de Tras os Montes.

Los tres focos de la infección en España se encontraban estratégicamente situados como “cabezas de puente”, para con la ayuda de otras penetraciones por Zamora, Salamanca, Cáceres, Badajoz y Navarra, llegar prácticamente a dominar la casi totalidad del viñedo nacional en solamente unos cuarenta años desde su aparición.

Tras una corta tregua, debida fundamentalmente a las barreras naturales de nuestro accidentado país, clima y suelos adversos, la filoxera prosiguió su camino y a pesar de la lentitud que desde entonces la caracteriza, hizo su aparición en los últimos reductos, llegando en el año 1918 a filoxerar todas las provincias, con excepción de las dos canarias, que en la actualidad todavía permanecen indemnes.

Desde el año 1918 todo territorio nacional, con excepción de Canarias, fue reconocido oficialmente filoxerado quedando libre la circulación y comercio de plantas de vid, pero todavía existen superficies de terreno indemnes, en las que se puede cultivar la vid franca de pie, debido fundamentalmente a las especiales características de sus suelos y condicionamientos climáticos.

La plantación de viñedos francos de pie en nuestro país es factible de realizar en muchas situaciones, pero siempre es aventurado hacerlo, debido a futuras y no previsibles contaminaciones filoxéricas o recrudecimiento de su actividad, como desgraciadamente hemos tenido la ocasión de comprobar en bastantes casos de plantación precipitada. Es decisión que debe tomarse con máxima cautela y prudencia.




El control de la filoxera se basa en el injerto de variedades europeas sobre portainjertos resistentes. La Riparia, la Rupestris, la Berlandieri, puros o hibridados, ofrecen una gran garantía. A veces también es necesaria una lucha directa en la parte aérea de la planta, mediante tratamientos de invierno/primavera en el momento de la aparición de las agallas de la primera generación.

En conclusión, la filoxera es una plaga de la vid que en la actualidad se encuentra bajo control en nuestro país pero que, no deja de ser uno de los principales temores junto con el cambio climático de los viticultores, pues aún cuesta olvidar la gran cantidad de viñedos que arrasó a finales del siglo XIX y principios del XX en todo el continente europeo. No obstante, los viñedos que lograron sobrevivir son considerados auténticas joyas enológicas.

9 nov. 2014

¿Cuál es el suelo más adecuado para la vid?


¿Cuál es el suelo más adecuado para la vid? Morfología del suelo de un viñedo:



El suelo o terreno donde se asienta el viñedo es un factor permanente de gran importancia, pues no solo constituye el elemento de nutrición de la vid, sino que también actúa como hábitat o soporte de la misma. La vid es una planta de gran rusticidad y prácticamente puede vegetar en cualquier tipo de terreno, salvo en los suelos salinos donde es bastante sensible. Prefiere suelos profundos, mejor si son de baja fertilidad y también si son calizos procedentes del Mioceno. Sin embargo, producir un buen vino implica obtener frutos de una calidad excelente y para ello las características morfológicas del suelo serán de gran importancia.

Todos los suelos derivan de una roca madre o base, que al meteorizarse baja la acción del clima, flora y fauna espontáneas, forman distintos tipos de terreno según sea el origen de esa roca y de las citadas condiciones ambientales. Generalmente los suelos presentan un perfil con tres zonas diferenciadas:



La profundidad del suelo:


Constituye el primer elemento determinante del potencial de desarrollo de la vid, por cuanto condicional el volumen de tierra colonizado por sus raíces y consecuentemente las disponibilidades de agua y elementos fertilizantes en ella contenida.

Suelos profundos con provisión adecuada de agua y elementos fertilizantes asimilables, son propios para las grandes producciones, mientras que los superficiales, pobres y sin reserva hídrica, no permitiendo gran desarrollo de las vides, producen cosechas escasas, aunque de mayor calidad.


La textura del suelo:


La textura o composición granulométrica del suelo tiene una importancia fundamental en el cultivo de la vid, considerándose como la fertilidad física del mismo. La composición física del suelo condiciona el desarrollo del sistema radicular y por lo tanto su aprovisionamiento en la cantidad y calidad de la producción, lo que explica la importancia del origen geológico de los suelos.

La granulometría que define la composición de un suelo corresponde a los conceptos de elementos gruesas (grava) cuando las partículas son superiores a los 2 mm y elementos finos cuando son inferiores a dicha magnitud. La proporción de estos componentes da lugar a diferentes tipos de suelo, que se van a considerar por su importancia: